Cisma en la Iglesia católica y la libertad de cultos

Cisma en la Iglesia católica y la libertad de cultos 
En 700 años un jerarca de la iglesia católica de la magnitud del sumo pontífice no había tomado ninguna posición de renuncia ya que el puesto era a perpetuidad o hasta su muerte. Benedicto XVI el todavía actual papa tomo una de las decisiones inéditas en la historia reciente de la iglesia católica, renuncia a su puesto al considerarse que ya no tiene fuerzas para continuar con su mandato.  Al parecer por los allegados al santo padre la decisión ya la había tomado con su visita a México en julio del año pasado.  
 Desde la muerte del Juan Pablo II en mayo de 2005, cuando Benedicto XVI anunció la renuncia a su pontificado durante un Consistorio Ordinario celebrado ante cardenales de la Curia Romana debido a su precario estado de salud, pese a que más tarde la Santa Sede desmintió que éste padeciera alguna enfermedad.  El anuncio tomó por sorpresa a propios y extraños; los mismos funcionarios de la Santa Sede y periodistas que cubrían sus actividades diarias no daban crédito de su abdicación.
La decisión tomada en un momento álgido para la historia reciente de la iglesia católica que en los últimos años ha tenido y vivido una crisis de credibilidad, estos se acentuaron con los graves casos de pederastía, principalmente del caso de –Marcial Maciel-, que dirigió una orden de religiosos en México los llamados "legionarios de Cristo" pero que ha reportado como uno de los casos más graves que en su momento el entonces Papa  Juan Pablo II  no pudo tomar una resolución sobre el caso.
Este asunto llega pues en un momento que hace reflexión al estado mexicano y su relación con el vaticano a nivel de Estados, pero además de las cuestiones de la fe, ahora opcional, ante la creciente apertura de derechos fundamentales de los seres humanos y ciudadanos.
No hay que olvidar que México, se caracterizó por la fuerte separación de la Iglesia y el Estado, tal como quedó plasmado en las Leyes de Reforma  y la llamada guerra de los tres años donde los conservadores, en su mayoría religiosos se oponían a la expropiación de los bienes eclesiásticos. El enfrentamiento con el Vaticano fue directo y las instituciones de la República quedaron restauradas. Incluso en la dictadura de Porfirio Díaz, luego de que éste luchara contra los partidarios del conservadurismo, el mismo mandatario hizo acercamientos con la iglesia católica.
Se afecto entonces a los bienes eclesiásticos que podían ser base para el desarrollo y despegue del Estado Mexicano. Las cuestiones de la fe quedaron pues para los ciudadanos tomarlas o dejarlas. Sin embargo con la llegada de la revolución Mexicana y el procesos de reconstrucción del país, las arraigadas ideas católicas, principalmente en el occidente del país derivaron en la represión del presidente Plutarco Elías Calles, degenerando en la llamada Guerra Cristera. Guerra que no tuvo vencedores ni vencidos, ya que se acordó un armisticio tanto de la santa sede como del gobierno callista.
Lo que ganaron los creyentes es la garantía de ejercer la libertad de culto sin ninguna restricción y sin afectar otras concepciones del mundo y otras religiones.
Con esto se garantizaba la libertad de cultos que ha persistido hasta nuestros días, solo que desde los años veinte a la fecha las relaciones del Vaticano con México se vieron afectadas e interrumpidas por cuestiones obvias.
Sin embargo con el papa Juan Pablo II y la llegada de los neoliberales al gobierno de México las cosas han empezado a cambiar hasta consolidar una relación estable ya que se han abierto embajadas y establecido una relación de respeto mutuo.    
Pero con los cambios también han cambiado los ciudadanos cada vez más informados ya que se aumentado el número de "creyentes" y no devotos católicos. A esto se suman las concepciones de otras religiones en el país como los bautistas y los testigos de Jehová que reflejan parte de la realidad actual de las iglesias. Cultos  que incluso están registradas en Gobernación y constantemente están siendo monitoreadas por el Estado Mexicano  para que esto no provoque problemas interreligiosos como los ocurridos en Paquistán, Nigeria,  Bosnia, Tailandia que ha habido fuertes enfrentamientos que han derivado en miles de muertes al perderse la tolerancia religiosa.
México pues vive uno de los momentos mejores de su relación con el vaticano que no deja de darnos sorpresas…
Cisma en la Iglesia católica y la libertad de cultos Cisma en la Iglesia católica y la libertad de cultos Reviewed by LINO CALDERON on martes, febrero 12, 2013 Rating: 5

No hay comentarios.